fanatismo, causas sociales y organicas y sus antidotos

10/05/2017

FANATISMO, CAUSAS SOCIALES Y ORGÁNICAS Y SUS ANTIDOTOS

Fanatismo causado por lesiones cerebrales de la corteza prefrontal ventromedial.

Jorge Auristondo Vilches.

Artículo sobre Neurofisiología basado en las investigaciones de la Universidad Northwestern de Illinois, EE.UU. Corresponding author at: Cognitive Neuroscience Laboratory, Brain Injury Research Program, Think and Speak Lab, Shirley Ryan AbilityLab, 355 E Erie Street, Chicago, IL 60611, USA.)
¿Cómo se llega ser un fanático? ¿Se nace fanático o se llega a ser un fanático? ¿Cuáles son las características psicológicas de un fanático? ¿Por qué tienen tanto éxito las doctrinas e ideologías que promueven el odio y el fanatismo? ¿Qué le falta desarrollar a una persona fanática para dejar de serlo? ¿Existen causas neurológicas para el fanatismo?

 

Científicamente el fanatismo o el dogmatismo son causados por la poca lectura y la falta de cultura general. El fanatismo es signo de una gran ignorancia. Mientras más lea y estudie una persona y cultive el juicio crítico, más expandida tendrá su conciencia y más amplio será su horizonte mental, bajando sus niveles de fanatismo y dogma. A mayor manejo de ideas y conceptos, más herramientas tendrá para poder solucionar los problemas de la vida.

 

FANATISMO E IDEAS FIJAS

El fanatismo y el dogmatismo se corresponden con lo que la Psiquiatría clasifica como “ideas fijas”.

“Las ideas no deben ser más importantes que la realidad, y cuando decimos las ideas nos referimos a conceptos, convicciones, creencias, ideologías, conclusiones o interpretaciones de cualquier aspecto de la realidad. Las ideas son útiles en cuestiones prácticas como aproximaciones a la realidad, como mapas de la realidad. Pero no debemos olvidar que las ideas, los mapas, son una traducción, más o menos fidedigna, de la realidad…Cuando el ser humano, en su afán por buscar seguridad se aferra a ideas, a creencias, y trata de que estas ideas prevalezcan sobre la realidad, suele acabar sufriendo, pues muchas veces esas ideas no encajan en dicha realidad” (http://www.huffingtonpost.es/maria-ibanez/se-vive-mejor-sin-ideas-fijas_b_4365556.html)

 

LA PSICOPATÍA

La práctica frecuente de la lectura y del juicio crítico permiten el desarrollo de otras cualidades positivas de la mente de la persona, como la “comprensión”, el “entendimiento”, la “empatía”, la “colaboración”, la “solidaridad”, el respeto a las normas morales y de comportamiento, la práctica de la caridad y del amor.

El ejercicio de la lectura frecuente y la práctica del juicio lógico desarrollan sanamente el cerebro y la plasticidad neuronal: “Un cerebro sano no roba, no mata, no miente, no manipula, no se autodestruye, no explota ni utiliza a los otros”. Lo opuesto: Robar, mentir, matar, manipular, explotar a los demás, destruir a los demás, son características clínicas de la Psicopatía (ver al respecto: “Escala de Calificación de La Psicopatía, Dr.Robert D. Hare Junio, 1985”: http://www.marisolcollazos.es/psi-crimi-II/Psicologia-II-Hare.html

El ejercicio de la lectura frecuente y la práctica del juicio lógico desarrollarán las dos mejores herramientas-antídotos del fanatismo: La “Comprensión” y el “Entendimiento”, herramientas que no figuran en el sistema educacional chileno.

 

EL FRAUDE DEL SISTEMA EDUCACIONAL CHILENO: EL ROBO DE NUESTRA HUMANIDAD.

El actual sistema educacional chileno -impuesto a sangre y fuego por la oligarquía capitalista hiper-católica pinochetista- se basa en desarrollar en el estudiante aquellas habilidades laborales que le permitan al empresariado ganar mucho más dinero. Es un sistema basado en la ideas evolucionistas de Charles Darwin y su dogma central: La “competencia”. Las mallas curriculares de las universidades chilenas han sido diseñadas según las necesidades empresariales del momento.

En este anticientífico sistema educacional, el hombre pierde su humanidad y pasa a convertirse en una “unidad económica”, tan solo generadora de recursos económicos, tal como lo enseña el dogma economicista en nuestras universidades (Unidades Económicas o Agentes Económicos: Individuos y organizaciones en cuyo comportamiento se interesa la economía y que analíticamente pueden considerarse unidades de decisión.  Ver más al respecto en:  (http://www.eco-finanzas.com/diccionario/U/UNIDAD_ECONOMICA.htm)

Respecto de las consecuencias del darwinismo social en Chile, ver: https://es.wikipedia.org/wiki/Categoría:Corrupción_en_Chile

 

LA “COMPETENCIA” EN LA FAMILIA Y LA SOCIEDAD

La “competencia” darwiniana sólo ha producido enemistad, odio, destrucción y angustia. Si pone a competir a dos hermanos o a una esposa con su esposo se termina la natural relación de colaboración y solidaridad, la relación de amor y hermandad y surge la enemistad y el odio. La competencia económica entre los integrantes de una relación termina por destruir esa relación. La competencia de los individuos en la sociedad producirá aislamiento e individualismo, depresión y frustración, porque el hombre es un “animal social”.

El vacío espiritual y emocional que produce la soledad causada por la competencia lleva al individuo a llenarla con drogas, depravación y suicidio.

Las periódicas matanzas realizadas en Estados Unidos -país sustentador del evolucionismo- por niños y jóvenes adolescentes, las matanzas de odio racial, las frecuentes guerras e invasiones militares ilegales que Washington ejerce y ha ejercido sobre otras naciones, el carácter agresivo y violento de la sociedad estadounidense, el culto a las armas, la epidemia del consumo de drogas, los asesinos en serie, todo eso ha nacido del dogma darwinista de la “competencia”.

 

FALSEDAD CIENTÍFICA DEL DOGMA EVOLUCIONISTA DE LA COMPETENCIA.

Primero debemos decir que Charles Darwin era un fiero defensor del capitalismo y que su hipótesis evolutiva está basada en las observaciones que él hizo en el proceso de producción en serie de las industrias de la época.

La falsedad de este dogma evolucionista de la “competencia de las especies…. y de los hombres”, se demuestra científicamente en la verdad biológica celular del cuerpo humano: En el cuerpo humano ninguna célula compite con otra, la “competencia” no existe en nuestra biología celular. Cuando una célula necesita algo, comunica esa necesidad por medio de sus dendritas a las otras células y en seguida todo el cuerpo se pone a trabajar para proveerle a esa célula lo que necesita sin “pedir” nada a cambio.

Las leyes de la biología celular son la “Solidaridad” y la “Colaboración”. Pero, cuando una célula humana o animal decide separarse de la sociedad o comunidad orgánica y se pone a “competir” con las otras, se declarará la enfermedad, el cáncer y la muerte.

 

LOS ANTÍDOTOS CONTRA EL FANATISMO Y EL DOGMATISMO: LA BUSQUEDA DE LA VERDAD

Definamos primero la “Comprensión”:

1.- Acción de comprender. “Una tipografía o letra clara facilita la comprensión del texto; en la comprensión de un hecho pueden influir de forma decisiva la edad, la cultura, las vivencias personales u otros muchos factores”;

2.- Facultad del ser humano o facilidad para percibir las cosas y tener una idea clara de ellas. En términos psicológicos la “Percepción Adecuada de la Realidad”;

3.- Actitud tolerante y respetuosa hacia los sentimientos o actos de otras personas: “Le expliqué lo sucedido y mostró una gran comprensión”;

4.- En ciencia Lógica, contenido o conjunto de rasgos de un concepto: “Cuánto mayor comprensión tiene un concepto, menor es su extensión”;

5.- En Filosofía, modo de aprehensión de los objetos de las ciencias del espíritu frente a la explicación, que es el modo de aprehensión de los objetos de las ciencias naturales.

 

Definamos ahora qué es el “Entendimiento”:

1.- Facultad de la mente que permite aprender, entender, razonar, tomar decisiones y formarse una idea determinada de la realidad: “Resuelvo divisiones y multiplicaciones embrolladas que desafían al entendimiento”. Sinónimos: Inteligencia, intelecto.

2.- Capacidad de pensar y obrar con buen juicio, prudencia, reflexión, sensatez y responsabilidad.

3.- Relación amistosa basada en la confianza y en el mutuo conocimiento. Sinónimos: Entente.

4.- Acuerdo al que llegan dos o más personas.

5.- Acción de entender o entenderse: “Comprender la vinculación de ciertos hechos a un determinado esquema interpretativo es necesaria para el entendimiento de ciertas fases de la historia de las ideas políticas”

 

CONSIDERACIONES CEREBRALES Y NEUROLÓGICAS DEL FANATISMO

Un nuevo estudio indica que la “flexibilidad” religiosa depende de la salud del área del cerebro responsable de “mantener la mente abierta”. Este descubrimiento explica las causas patológicas de los fanatismos de toda especie, sea religioso, político, económico o racial.

Esta nvestigación de la Universidad Northwestern de Illinois, descubrió una conexión entre las lesiones cerebrales y la falta de voluntad de una persona a la hora de aceptar nuevas ideas, vínculo que, según los investigadores, hace que algunas personas sean más extremistas o fanáticas en sus creencias religiosas (o de otro tipo).

La Dra. Jordan Grafman, neuróloga principal del estudio, indica que la “flexibilidad” religiosa (o de otro tipo) depende de la salud del área del cerebro responsable de “mantener la mente abierta”.

El equipo de Grafman llevó a cabo pruebas en 119 veteranos estadounidenses de la Guerra de Vietnam que habían sufrido lesiones cerebrales penetrantes y en 30 veteranos sin antecedentes de traumatismo craneal.

En el estudio se utilizaron tomografías computarizadas para detectar en los participantes lesiones del área cerebral conocida como “corteza prefrontal ventromedial”. Esta área desempeña un papel cognitivo en el pensamiento crítico, en la resolución de problemas, la planificación y las experiencias espirituales.

Biológicamente ha quedado establecida la relación entre las lesiones de la corteza prefrontal ventromedial y los fanatismos, llegando a la conclusión de que los veteranos que presentaban este tipo de lesiones mostraban niveles más altos de fundamentalismo religioso, en comparación con aquellos sin lesiones.
Descargar investigación en pdf:   descargar
Página de la investigación: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0028393217301318

 

Otra página:  http://www.psypost.org/2017/05/study-uncovers-brain-lesions-increase-religious-fundamentalism-48860

Grupo de Psicoterapia y Rehabilitación Mental

 

Anuncios

cantata de Telemann interpretada por músicos rusos

26/04/2017

Excelente cantata de Telemann interpretada por músicos rusos

https://youtu.be/VxyIK2e9JY8


Sherlock Holmes y el Dr Watson y la importancia de cultivar la verdadera amistad

26/04/2017

Sherlock Holmes y el Dr Watson y la importancia de cultivar la verdadera amistad

Sherlock Holmes y el Dr Watson, en la soberbia interpretación del gran Basil Rathbone y Nigel Bruce.
En la vida real una gran amistad fue la que unió al gran actor británico Basil Rathbone con el mejor Dr. Watson del cine, el tambien británico Nigel Bruce. Fueron amigos en la vida privada y compañeros en 14 películas sobre el famoso detective, rodadas entre 1939 y 1946, todas junto a Nigel Bruce como Doctor Watson. Rathbone capturó la esencia del personaje de sir Arthur Conan Doyle tan convincentemente, que fue el definitivo Sherlock Holmes de su época y, para algunos, todavía lo sigue siendo. Para millones de seguidores Bruce fue el definitivo Watson. Interpretó 14 películas y más de 200 programas de radio como el Dr. Watson. Verdaderamente, Rathbone tenía un llamativo parecido con la concepción del personaje que Sidney Paget plasmó en sus ilustraciones para las historias de Holmes publicadas en el Strand Magazine.

En la última escena de la película “Sherlock Holmes y La Casa del Miedo” de 1945, Rahtbone aprovecha de expresarle su amistad incondicional a su socio Nigel Bruce.

Basil Rathbone
https://es.wikipedia.org/wiki/Basil_Rathbone

Nigel Bruce
https://es.wikipedia.org/wiki/Nigel_Bruce

https://www.youtube.com/watch?v=OfVvJaFo2nY

Grupo de Psicoterapia y Rehabilitación Mental en Facebook


El darwinismo en la práctica médica

26/04/2017

El darwinismo en la práctica médica.

Doble Asesinato En La Calle Morgue (1932)

Película en blanco y negro basada en el relato de Edgar Alan Poe del mismo título de 1841. Mezclando las hipótesis darwinianas y la más cruel experimentación con humanos, la película transmite inquietud en cada fotograma, gracias al trabajo del gran Bela Lugosi (que el año anterior había rodado Drácula y estaba en la cima de su carrera) y a la fotografía del expresionista alemán Karl Freund.

SINOPSIS: Un médico psicópata parisino de finales del siglo XIX se dedica a secuestrar muchachas para realizar experimentos. Su finalidad es comprobar la hipótesis evolutiva de Charles Darwin que relaciona humanos y simios. Pero las mujeres no sobreviven a sus experimentos, y el darwinista tiene que continuar su cacería hasta que sucumbre a un trágico final.

https://www.youtube.com/watch?v=TYB0y6kjU8U

Grupo de Psicoterapia y Rehabilitación Mental en Facebook


El terror a la muerte y la nueva religión

26/04/2017

El terror a la muerte y la nueva religión: La adoración al dinero y la avaricia

Tema psicológico: miedo a la muerte, codicia, egoísmo, capitalismo, sustentabilidad, globalización.

El terror a la muerte y la nueva religión: La adoración al dinero.

En Occidente y bajo la ideología materialista-darwinista estadounidense que nos domina, las masas estupidizadas ya no creen en Dios, pero, ahora, en cambio, creen en algo que les da una esperanza, la esperanza de que se puede vivir eternamente.

Según Becker, el dinero se ha convertido literalmente en la nueva ideología de lau inmortalidad. Ya no adoramos a Dios, sino a la perspectiva de que si poseemos lo suficiente, viviremos más que los demás.

Junto con sus colegas Jeff Greenberg y Tom Pyszczynski, Sheldon Solomon desarrolló la teoría psicológica de la “gestión del terror”, una explicación para muchos patrones de comportamiento inconsciente como, por ejemplo, el ansia por tener más y la avaricia.

SHELDON SOLOMON: La teoría de la gestión del terror es nuestro intento de expresar en una par de tesis reducidas y sencillas las ideas del ya fallecido antropólogo cultural Ernest Becker, que escribió varios libros muy importantes en los años 70. Con estas tesis podemos trabajar en el laboratorio.

Fundamentalmente, lo que motiva el comportamiento humano según Becker es la idea de que solo los humanos somos conscientes de que vamos a morir algún día. Y esto, posiblemente, genera un miedo paralizador. Para mayor penitencia, sabemos que la muerte nos puede llegar en cualquier momento, por razones impredecibles e incontrolables. Y, como colofón, no nos gusta que se nos considere animales. Desde el punto de vista biológico no somos más que pedazos de carne que respiran y defecan.
Y la teoría de Ernest Becker es que lo que han hecho las personas –algo perspicaz pero no necesariamente consciente– es construir y mantener lo que los antropólogos denominan cultura. En otras palabras, desviamos el miedo a través de la creencia construida por el hombre de que vivimos en un mundo lleno de sentido y de que realizamos una aportación valiosa a este mundo. Es lo que llamamos “autoestima”.

Platón dijo: “Por eso quieren tener hijos, por eso quieren construir pirámides, por eso queremos escribir y componer grandes libros y sinfonías. Por eso queremos tener mucho dinero, para ser más que meros animales condenados a morir.”

¿Qué consecuencias tiene esto en nuestro comportamiento?

SHELDON SOLOMON: Cuando se trata de inmortalidad nunca tenemos suficiente. Todo lo demás, cualquier apetencia natural, se puede saciar… Sí, me gusta la pizza, pero siempre habrá un momento donde diga: “ya estoy cansado de la pizza”. Incluso en el sexo llega un momento en que uno tiene suficiente… “Necesito un descanso”. Pero el ser humano es el único cuya principal ocupación es consumir más de lo que necesita y poseer más que los de su alrededor. Y una posible explicación basada en nuestras investigaciones es que el ser humano está predispuesto a poseer muchas cosas y mucho dinero, en parte, porque desde el punto de vista psicológico le da la sensación de que puede volverse inmortal. Por eso, nunca tiene suficiente.

¿No es una contradicción ser consciente de la propia mortalidad y, a pesar de ello, acumular?

SHELDON SOLOMON: Nos pasamos la vida acumulando dinero para comprar casas grandes y poder llenar las entradas de autos, y para comprar cachivaches tecnológicos, sobre todo, las últimas innovaciones de aparatos electrónicos. Pero el caso es que siempre se llega a un punto en el que poseer más cosas ya no hace más feliz ni tampoco alarga la vida. Lo que parece contradictorio tiene, en realidad, una explicación fácil y es que nuestro deseo de no morir supera nuestra capacidad de pensar con sensatez y de considerar la posibilidad de que llegará un momento en nuestras vidas en el que ya no necesitaremos nada porque no seremos nada.

¿Es este un fenómeno nuevo? La gente siempre ha aspirado a tener más cosas materiales, un estatus más alto…

SHELDON SOLOMON: Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, la mayoría de las personas no tenían mucho. La vida era corta y el ser humano se pasaba la mayor parte del tiempo buscando alimentos. Y como no existía la tecnología para la producción en masa, la mayoría de la gente no acumulaba cosas. Prevalecía la producción artesanal, las cosas se tenían que hacer con las manos. El zapatero elaboraba un zapato entero y uno podía consolarse y estar orgulloso si era capaz de hacer buenos zapatos.

Y luego llega la revolución industrial. La producción en masa nos abre, por una parte, la posibilidad de producir bienes de alta calidad a un precio asequible para mucha gente. Por otra parte, la organización del trabajo ha cambiado totalmente su concepción. Ahora ya no se elabora un zapato entero, sino que se le clava el tacón. Y eso, 8 horas al día durante 40 años. El zapato no es algo tuyo, no estás orgulloso de clavarle el tacón. Con ello, desaparece la posibilidad de ganar autoestima a través del trabajo propio. “Se produce un desplazamiento de prioridades”, afirman algunos. Lo importante no es la producción, sino el consumo. Se trata de un desplazamiento radical de la sensación de autoestima a través del rendimiento y la ardua producción artesanal a la sensación de autoestima producida por cifras abstractas sobre el papel.

Y luego está la insatisfacción permanente provocada por someterse a valores que hacen que intentemos tener siempre más y nunca lleguemos a estar enteramente satisfechos. En otras palabras, el lado negativo de todo deseo insaciable es, sencillamente, una inflación incontrolable que acaba desbordándose.

Habla de un cambio de valores, ¿qué papel juega aquí la religión?

SHELDON SOLOMON: En la Edad Media la forma más extendida del cristianismo era el catolicismo, y el catolicismo era muy claro en lo que respecta a los pecados de la avaricia y la codicia: consideraba lícito producir cosas para utilidad propia o útiles para la comunidad. Pero poseer cantidades ingentes de cosas o abusar de terceros practicando la usura se consideraba pecado mortal.

Entonces, la revolución evangélica se abre paso en el catolicismo y el ser humano se queda solo. Su vínculo con Dios es directo y eso es liberador y traumático a la vez, pues ¿cómo va a saber qué planes le tiene reservados el Todopoderoso? Los protestantes seguían la doctrina de la predestinación, uno viene a este mundo y su destino ya está determinado: o estás maldito y vas al infierno o se te concede la gracia y vas al cielo. Pero, ¿cómo sabe uno si está destinado a Hades o al cielo?

La idea aquí es que puedo saber qué me depara la voluntad divina según sean mis posesiones en la Tierra. Y si trabajo mucho y compro mucho es señal de que Dios hace que brille en mí su satisfacción. Y esto sirve de argumento para ese sostenerse a creencias religiosas que contribuye también al principal pasatiempo del mundo occidental de poseer sin límites.

Pero las religiones están perdiendo significado en las sociedades de estilo de vida occidental…

SHELDON SOLOMON: Hoy, muchos europeos occidentales y estadounidenses ya no creen realmente en Dios. Nuestra teoría es que ya no se cree en Dios pero que hay que creer en algo que le dé a uno esperanza, la esperanza de que se puede vivir eternamente. Según Becker, el dinero se ha convertido literalmente en la nueva ideología de la inmortalidad. Ya no adoramos a Dios, sino a la perspectiva de que si poseemos lo suficiente, viviremos más que los demás.

¿No existen otras maneras de superar ese miedo inconsciente a la propia mortalidad?

SHELDON SOLOMON: Existen procesos automáticos que se activan cuando pensamos en la muerte para detener estos pensamientos. Lo que sabemos es que los pensamientos inconscientes sobre la muerte se registran de diferentes formas, dependiendo de la persona en cuestión y de los valores imperantes.

Para superar el miedo a la muerte algunas personas se vuelven más patriotas o nacionalistas. Otros se vuelven más generosos, al menos, con ONG que supuestamente comparten su visión cultural del mundo. Otros, en cambio, se hacen más materialistas y se vuelcan en las compras; en estos casos, el miedo a la muerte refuerza la tendencia ya existente de poseer todo lo que se pueda y más que todos los demás.

¿Puede probarse esta tesis con experimentos?

SHELDON SOLOMON: Para las personas en general materialistas las compras son, básicamente, el pilar de su autoestima. Compran porque así le ven un sentido a la vida y se creen ellos mismos valiosos. Y, basándonos en experimentos donde a los participantes se les recuerda su propia mortalidad, por ejemplo, a través de preguntas en un cuestionario donde deben describir las emociones que asocian a su propia muerte, sabemos que buena parte de este afán adquisitivo tiene que ver con la negación de la muerte. A veces, entrevistamos también a gente frente a una funeraria o mostramos la palabra “muerte” tan fugazmente en la pantalla de una computadora que la persona no la llega a ver. Pero no importa de qué forma se le recuerde a la gente que un día va a morir, cuando lo hacemos, observamos siempre una constante: la gente siempre quiere tener más y mejor. Quieren Rolex y autos de lujo, quieren más dinero. En estas condiciones, el dinero, más que un medio, se convierte en un fin. Y se vuelven más codiciosos. Así que pensamos que, a veces, esa ansia de comprar responde a un impulso que es, en parte, la negación de la muerte.

¿Qué más observó al recordarles a los participantes su propia mortalidad?

SHELDON SOLOMON: Cuando nuestro propio concepto de la realidad disminuye el miedo a la muerte, nos inquietan, por ejemplo, las personas que tienen otras convicciones. Si soy un buen americano y un buen cristiano creeré que Dios creó el mundo en seis días y luego descansó. Y si luego me encuentro con alguien de Borneo, en el Pacífico sur, que dice “no, todos sabemos que el mundo surgió de un coco gigante…” Si él tiene razón, entonces yo estoy equivocado.

Tenemos esos sistemas de creencias que reducen el miedo a la muerte pero, como dijo Ernest Becker, “el pánico acecha siempre bajo la superficie de la consciencia como un sordo bullicio, así que, tomemos el miedo a la muerte y hagamos algo con él.”

Y una de las cosas que podemos hacer en comprar un montón de chorradas. Otra es tomar el miedo a la muerte y pegárselo a otras personas, dentro o fuera de nuestras culturas, y decir: “esos son los portadores del mal”.

Antes eran los comunistas; ahora, los terroristas islámicos. Aquí odiábamos antes a los hippies, pero ahora nos parecen bien porque los tejanos cuestan 200 dólares y los hippies son administradores de fondos de alto riesgo. Pues ahora, odiamos a los homosexuales, ¿no? Pero, en realidad, no están tan mal, así que mejor odiamos a los viejos, a la gente que no habla inglés, etc. Y, ¿qué hacemos con esta gente? Criticarlos o intentar convencerlos de que nuestra forma de vivir es la mejor, y si no funciona, los matamos sin más. La teoría de la gestión del terror considera que la guerra es la inevitable consecuencia de la incapacidad de tolerar a las personas que no comparten nuestras creencias.

¿Es el ser humano egocéntrico por naturaleza o es, más bien, un ser social?

SHELDON SOLOMON: Todos somos un poco ambas cosas. Ernest Becker decía: “¿Saben? Queremos ganar por partida doble”. A veces queremos destacar individualmente, ser los mejores y mejores que los demás. Pero otras veces solo queremos ser parte de algo: ser un buen americano, un buen alemán, un buen argentino… Formar parte de una familia o del lugar en el que vivo.

Y en nuestros estudios hemos demostrado que a las personas se las puede encauzar en una u otra dirección. Gran parte de nuestro trabajo gira en torno a una cuestión: ¿qué ocurre si se le recuerda a la gente que un día va a morir? Cuando le preguntamos y le decimos a la gente “¿ves? Eres como los demás”, entonces quieren ser únicos, quieren destacar. Pero si le decimos “¡vaya, eres verdaderamente único!”, entonces quieren ser como los demás.

Y este pensamiento de que queremos destacar y pertenecer se puede apreciar claramente en relación con el consumo: “¡sí, quiero un Porsche porque quiero sobresalir!”. Y “sí, no quiero ir por la calle montado en un camello, pese a que en Nueva York esto probablemente sería más caro que un Porsche, porque no quiero sobresalir tanto”.

Pero, ¿no fomenta nuestra sociedad precisamente la codicia?

SHELDON SOLOMON: Se han hecho estudios sobre la inclinación de las personas a aprovecharse de las circunstancias o tergiversarlas para su beneficio. Así que creo que sería ridículo afirmar que todos podemos convertirnos en Gandhi, la Madre Teresa o Jesús. Eso sencillamente no va a ocurrir y tal vez ni siquiera sea conveniente.

La codicia es una complicada mezcla de fuerzas motivadoras que, en su justa medida, nos hace bien. Sería ingenuo y triste negar que esa ansia por lograr el éxito, por ser el mejor, es un motor psicológico para la creatividad, la innovación y el conocimiento. A mí, personalmente, me gusta la idea de progreso y creo que, por eso, es buena una cierta codicia. Pero creo que los conservadores están en un error al afirmar que la codicia es algo bueno y que todo intento de atenuarla –ya sea reduciéndola o desviándola en otras direcciones, es imposible e irreflexivo.

En “La gaya ciencia”, Nietzsche destacó que la conciencia es la estupidez más catastrófica que algún día conduciría a la destrucción de la humanidad. El argumento de Nietzsche era que quizá sólo seamos seres efímeros predestinados al ocaso, porque el comportamiento que tan acertado parecía a corto plazo podría resultar ser enormemente problemático hasta que todo se precipitara en un final catastrófico.

¿Existe entonces una solución al dilema del estado de ánimo humano?

SHELDON SOLOMON: Pienso que somos fundamentalmente seres sociales y sé, por estudios empíricos, que si estamos rodeados por miembros de una comunidad en la que se ensalzan los valores de cooperación e interdependencia en lugar de valorar a cada persona por sus infinitos logros materiales, se puede cambiar a las personas de forma muy positiva. En algún momento, habrá que convencerlas de que no todo lo que hacen pero sí algunas cosas ocurren por un motivo que desconocen, para negar la muerte, y de que tienen que hallar una forma mejor de encarar el miedo a la muerte. No creo que desaparezca nunca ni creo tampoco que tuviera que hacerlo, porque creo que ser dolorosa y pertinazmente consciente de que un día moriremos nos capacita y saca lo mejor de nosotros.

Por eso no creo que sea relevante cuestionarnos si avanzaremos hasta un punto en el que ya no temamos la muerte. ¡Sería un disparate! Creo que parte del miedo a la muerte se debe a que amamos la vida. Por eso, la cuestión es más bien si podemos hacerlo mejor y no tanto medirnos por las habitaciones que tenga nuestra propiedad o por los Porsches que tengamos aparcados en la puerta.

¿Qué tendría que cambiar?

SHELDON SOLOMON: Durante mucho tiempo, tanto la religión como la filosofía animaron a la gente a hacerse adulta. Si, como individuos y como comunidad, somos capaces de aceptar con decencia y humildad que somos seres mortales, tendremos que hacerlo, aunque no podamos saber de antemano cómo influirá ello en nuestro entorno. Creo que es una manera de enfocarlo y que debemos movernos en esa dirección.

El otro enfoque es cultural y económico, un concepto cultural del mundo basado en la suposición de que un consumo ilimitado es, al mismo tiempo, posible y conveniente… Habría que verlo tal y como es: altamente problemático cuando no autodestructivo.

Nuestras culturas evolucionan y avanzan en direcciones diferentes. Y nosotros tenemos que apoyar perspectivas culturales que disminuyan el consumo, tanto dentro de las sociedades como entre ellas. Llevamos a cabo discusiones a alto nivel sobre lo que valoramos y luego está la cuestión de cómo lo trasladamos a nuestras instituciones económicas, de forma que nuestros propios intereses armonicen con la satisfacción de preocuparnos por los demás. Esto sería una auténtica motivación, pues, sin materialismo, el individuo se extraviaría en la ira más ciega.

¿Cómo podemos trasmitírselo a nuestros hijos?

SHELDON SOLOMON: Creo que, como se ha demostrado, la lección más importante para los niños es ser respetuoso, humilde y compasivo, desarrollar intereses propios y perseguirlos y aprender a reconocer y a rechazar las intenciones de los poderosos, ya sean de índole político, religioso o comercial, comprender los procesos cognitivos y motivadores.

¿Y qué les diría a los que han perdido la esperanza?

SHELDON SOLOMON: Intentaría consolar a las personas que sienten deprimidas, desmoralizadas y desilusionadas a causa del contacto con la dura realidad del ser humano. Les explicaría que su desesperación y su malestar son reales y que no se pueden mitigar con drogas, alcohol, compras o viendo televisión.

Creo que la alegría y el desenfado inherentes al aprecio total de la vida exigen también la aceptación de que la tragedia es inevitable. Siempre experimentaremos fases de sufrimiento. Creo que mi propia receta psicológica específica es aceptar que la vida también tiene momentos difíciles y, a pesar de ello, ser humildes y agradecidos por el mayor privilegio: poder estar aquí. Ninguno de nosotros decidió nacer y con que una mínima parte de nuestro ADN fuera diferente, seríamos chimpancés o plantas.

Personalmente, estoy muy agradecido de que se me haya concedido mi tiempo. Uno solo recorre una vez el circuito de la vida y prefiero hacerlo siendo humano que siendo una lagartija o una papa.

 

Grupo de Psicoterapia y Rehabilitación Mental en Facebook

 


Bebidas dietéticas y alimentos light causantes de padecer ictus y demencia

26/04/2017

Bebidas dietéticas y alimentos “light” causantes de padecer ictus y demencia.

Nuevo estudio técnico. Componentes de bebidas y alimentos diet (como el endulzante aspartamo, muy tóxico por su molécula de metanol) están asociados a casos de infartos cerebrales (ictus) y desarrollo de demencias, de acuerdo con un estudio publicado en la revista ‘Stroke’ de la Asociación Americana del Corazón.

Un equipo de científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston (EE.UU.) examinó los datos proporcionados por el proyecto Framingham Heart Study, en el que cerca de 4.400 adultos completaron un cuestionario detallado con información sobre sus hábitos de consumo de alimentos y bebidas en los años noventa.

Diez años más tarde, los investigadores descubrieron que las personas que habían consumido una bebida dietética al día habían desarrollado demencia y accidentes cerebrovasculares, en particular ictus isquémicos, un 300 % más que aquellos que no las consumían.

El metanol incluído en el endulzante aspartamo impide que la hemoglobina absorba el oxígeno necesario para oxigenar las neuronas cerebrales, las que terminan inflamándose y muriendo de asfixia con la consecuente causal de ataques cerebrales y demencias.

Una vez difundido este estudio científico en dos o tres publicaciones técnicas, inmediatamente el grupo transnacional que agrupa a los fabricantes de bebidas, la American Beverage Association (Coca Cola, Pepsi Cola), publicó un comunicado de prensa en cadenas de prensa de todo el mundo desacreditando el estudio.

Leer el estudio de Boston University:

http://stroke.ahajournals.org/…/…/04/20/STROKEAHA.116.016027

Descargar el estudio en pdf:

http://stroke.ahajournals.org/…/STROKEAHA.116.016027.full.p…

© 2017 American Heart Association, Inc.

Grupo de Psicoterapia y Rehabilitación Mental en Facebook


Ácido Valproico, Bipolaridad, Epilepsia y mutaciones genéticas

26/04/2017

Ácido Valproico, Bipolaridad, Epilepsia y mutaciones genéticas.

Jorge Auristondo V.

Tratamiento contra la epilepsia y la bipolaridad causó malformaciones en más de 4.100 bebés franceses.

Un estudio oficial del gobierno francés acusa que el Valproato o Ácido valproico (Síndrome del ácido valproico fetal) diseñado para tratar la epilepsia y el trastorno bipolar causaron serios defectos de nacimiento en más de 4.100 bebés recién nacidos.

La Agencia Nacional Francesa para la Seguridad de los Medicamentos (ANSM) dio a conocer un estudio preliminar donde demostró que mujeres embarazadas que tratan su epilepsia con el medicamento Valproato son cuatro veces más propensas a tener bebés con malformaciones. Asimismo, aquellas que son medicadas con el mismo producto pero para tratar la bipolaridad tienen el doble de posibilidades de que sus hijos nazcan con distintos tipos de defectos.

Mahmoud Zureik, director científico de ANSM y coautor de la investigación, aseguró que “el estudio confirma la naturaleza altamente teratogénica [capacidad de causar defectos congénitos en el feto] del Valproato”. Por su parte, el también autor del informe Alain Well agregó en diálogo con AFP que “el riesgo de malformación se da en los dos primeros trimestres del embarazo”.

Entre las malformaciones que se pueden presentar por el consumo de este medicamento figuran la espina bífida, defectos del corazón y los órganos genitales, un mayor riesgo de Autismo y problemas de desarrollo.

El laboratorio en el centro de la tormenta.

La Asociación de Ayuda a los Padres de Hijos con Síndrome Anti-Convulsivo (APESAC, por sus siglas en francés) ha denunciado ante un tribunal al laboratorio Sanofi, que comercializa el Valproato bajo el nombre de Depakene. La demanda representa a 2.900 familias y sostiene que la empresa farmacéutica no informó debidamente sobre los efectos que podría producir el medicamento.

El estudio de la ANSM da cuenta de que más de 14.000 mujeres embarazadas fueron expuestas a esta medicación entre 2007 y 2014 a pesar del riesgo de malformación fetal.

La agencia Reuters recordó que desde principios de la década de 1980 se conocen los riesgos del Valproato. Sin embargo, se siguió prescribiendo para distintos tratamientos.

Desde 2013 la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. –que aprueba el uso de esta medicina– comenzó a recomendar que no sea recetada a personas embarazadas.

Más datos en:

Informe sobre en Valproato de la Agencia Nacional Francesa para la Seguridad de los Medicamentos (ANSM):
http://ansm.sante.fr/…/Malformations-congenitales-chez-les-…

Entrevista al Dr. Mahmoud Zureik, director científico de ANSM y Dr.Alain Well coautor de la investigación:
https://medicalxpress.com/…/2017-04-epilepsy-drug-severe-bi…

Demanda judicial de 2.900 familias por lesiones del Valproato contra laboratorio farmacéutico:
https://www.apesac.org/actions

Informe de Agencia AFP sobre Laboratorio Sanofi:
http://mobile.reuters.com/article/idUSKCN10Z2AE

Valproato y Ácido Valproico en Chile:

http://www.google.es/search?hl=es&ei=VF_6WNSpLIfKjwPJ3Zi4Aw&q=valproato+fasa&oq=valproato+fasa&gs_l=mobile-gws-serp.3..33i160k1.23843.24946.0.25554.5.5.0.0.0.0.322.1482.2-3j2.5.0….0…1c.1.64.mobile-gws-serp..0.5.1478…0j0i67k1j0i22i30k1.J9zaqWc_zoY#spf=1

Grupo de Psicoterapia y Rehabilitación Mental en Facebook